Twisted Sister – “We’re Not Gonna Take it”

“Las “hermanas” en su momento de mayor popularidad“. Fuente:  www.pinterest.de
Las “hermanas” en su momento de mayor popularidad“. Fuente: www.pinterest.de

Corrían otros tiempos. No existía YouTube ni ninguna plataforma similar que nos pone a un click de distancia de ver cualquier cosa. Era otra época y este fue uno de los primeros videos conceptuales que se filmó. El mismo, al menos en Argentina, solo se podía ver ocasionalmente en alguno de esos escasos programas de “video clips” que se emitían por los 5 o 6 canales que había en los 80’s, en la televisión local.

Del Under al Estrellato

Una historia muy peculiar la de Twisted Sister. Rodaron por el underground newyorkino con su postura estética onda “New York Dolls” o similar, desde 1973 hasta 1982, año en que lograron finalmente conseguir un modesto primer contrato discográfico. Así y todo no fue hasta 1984, con el lanzamiento del álbum “Stay Hungry” y la difusión de los singles “We’re Not Gonna Take it” y “I Wanna Rock” por MTV, que alcanzaron fama mundial.

El video, el concepto

Captura 9 - Twisted Sister - "We're Not Gonna Take it"

Imposible separar el tema del clip promoción. El mismo comienza con un hijo desobediente tocando canciones de Twisted Sister en su habitación mientras el resto de la familia está cenando. El padre va a la habitación del niño y regaña a su hijo por estar interesado solo en su guitarra y la música de Twisted Sister. El discurso insufrible y magistralmente interpretado por Mark Metcalf termina con una pregunta “¿Qué quieres hacer con tu vida?”, A lo que el hijo responde “¡I Wanna Rock!” (“¡Quiero rockear!”. Ahí comienza el show, la metamorfosis, los gags, etc, etc, etc…

Una de cal y una de arena

Twisted Sister eran una banda extrema en vivo. Dee Snider, en los primeros tiempos no reparaba en obscenidades ni lo que fuere por atraer la atención del público. Estos videos y todos lo que vino aparejado consigo atrajeron a sus shows a un público mayormente adolescente y pre adolescente. Snider quizás no tomó la debida consciencia de esto y siguió “en parte” con la misma postura en vivo. Pero, el público había cambiado y no solamente entre el público había fans de la primera época, sino también padres acompañando a sus hijos. Esto activó todo un circuito de “doble moral” que no fue del todo favorable para la banda y marcó su destino inevitablemente años después, sobre todo en los tribunales (PMRC)…

Compartir:
error: Este contenido está protegido