Rick Wright – “Con un pie afuera y uno adentro”

“Richard Wright en 1971, del sobre interior de ‘Meedle’“
Richard Wright en 1971, del sobre interior de ‘Meedle’

Todo lo que rodeó a la construcción de “The Wall” fue muy complejo, y Pink Floyd ya no era una simbiosis de cuatro músicos guiados por una misma idea, eso no hace falta aclararlo mucho que digamos. Un nuevo Floyd se venía gestando desde “Animals“.

Eran las ideas de Roger Waters, la gran colaboración musical indiscutible de David Gilmour, y la guía del genial Bob Ezrin en la producción.

La Gota que rebasó el Vaso

Sumamente ocupado con sus peleas con David Gilmour, a Roger todavía le quedaba un poco de energía y procedió a eliminar a Richard Wright de la lista de miembros de Pink Floyd. La crisis se desencadenó cuando Wright decidió quedarse en Grecia durante las últimas sesiones del disco, en el otoño de 1979.

Un Waters fuera de sí convenció a Dave y Nick de que ratificaran el despido de Rick. Ningún anuncio oficial fue realizado, simplemente le compraron su participación en la sociedad y le asignaron un salario fijo hasta la finalización de los diversos proyectos relacionados con The Wall.

“Foto del autor de esta nota. The Wall en Argentina, 09/03/2012“
Foto del autor de esta nota. The Wall en Argentina, 09/03/2012

Rick comentó en su momento: “Roger y yo no nos llevábamos bien. Era algo personal. Cualquier cosa que yo trataba de hacer, él decía que estaba mal. En realidad, para mí era imposible trabajar con él.

Pink Floyd debía estar fuera del país durante un año, con la esperanza de que el álbum rindiera el dinero suficiente para poder pagar los impuestos. Fue así que Roger le dijo a Rick : “O te vas cuando el álbum esté terminado, o anulo todo el proyecto”.

Rick estaba en un callejón, pero con salida. El confesó: “Yo estaba en una situación imposible…. pero conociendo a Roger, podría haber llevado a cabo sus amenazas, lo que significa que yo no obtendría regalías del disco. Así que tuve que aceptarlo. Y en algunos aspectos me puse muy contento cuando pude salir, porque estaba harto de toda aquella atmósfera”.

Otras opiniones

“Bob Ezrin, productor de “The Wall”. Licencia CC“
Bob Ezrin, productor de “The Wall”. Licencia CC

Bob Ezrin describió a Richard Wright como “una víctima de la crueldad casi teutónica de Roger Waters. No importaba qué hiciera Rick, a Roger nunca le alcanzaba. Para mí estaba claro que Roger no quería que algo le saliera bien”.

A su vez, el ingeniero de sonido Nigk Griffiths amplió sobre esta cuestión: “para la época de The Wall, Rick había perdido interés en la idea de los Floyd. Estaba más interesado en su tiempo libre, en navegar por las islas griegas y darse la gran vida de una rica estrella de Rock. En consecuencia, Roger pensó que si no iba a hacer su trabajo, debería irse”.

¿Drogas, otra vez?

Waters ha declarado que Wright estaba “demasiado quemado” para tocar, dejando a Ezrin y a un sesionista de nombre Peter Wood -que no aparece en los créditos-, a cargo de la mayoría de las partes de teclado. Otras fuentes han admitido que habría algo de verdad en la historia de que “Rick Wright fue despedido porque estaba tomando demasiada coca y había perdido el control”.

Así y todo, Gilmour fue tajante al respecto: “Rick no hacía el trabajo por el que se le pagaba. Nos lo sacamos de encima porque no aportaba nada”. Por su parte, Waters siempre ha sostenido que Gilmour aceptó el despido de Wright con las siguientes palabras, “librémosnos también de Nick Mason”. Esto último, por supuesto, no se concretó.

El que ríe último

Gracias al salario que acababan de asignarle, terminaría siendo Rick el único miembro de Pink Floyd en ganar dinero con las representaciones en vivo de The Wall, debido a que el costo del espectáculo (como todo lo que estuvo relacionado con esta obra) era tan inmenso que Roger, Dave y Nick perdieron una fortuna.

Compartir:
error: Este contenido está protegido