Quiet Riot en Argentina, 19/04/1985.

Quiet Riot, aquella agrupación que supo tener como guitarrista nada menos que al inolvidable Randy Rhoads había estallado a nivel mundial. Nos tenemos que remitir a 1983, al álbum “Metal Health” y al cover de Slade “Cum On Feel the Noize“.

Los americanos habían logrado convertir en clásico nuevamente el tema que los ingleses habían parido diez años antes. Con esa canción y el tema que te invitaba definitivamente a convertirte en un “Headbanger de salud metálica”, la banda fundada en 1973 por Randy Rhoads y el bajista Kelly Garni, había llegado a la cima.

“Afiche promoción del show“
Afiche promoción del show

Una Condición más apretada

El 27 de julio de 1984 “Condition Critical” veía la luz, y si bien la condición no era crítica ni terminal como algunos medios decían, Kevin DuBrow, Carlos Cavazo, Rudy Sarzo y Frankie Banali no lograron el mismo éxito que con su predecesor.

Las mieles del éxito comenzaban a esparcirse de a poco. Otra vez un cover de Slade era incluído, en este caso el elegido era “Mama Weer All Crazee Now“. Solamente dos bandas internacionales de Heavy Metal habían pisado Argentina hasta ese momento, Van Halen el 11/02/1983 y Baron Rojo el 10 de octubre del mismo año. El turno ahora lo tenía Quiet Riot.

El caso Argentina

Se hablaban de tres fechas en Obras inicialmente con Latorre como telonero, pero finalmente la cita tuvo lugar en el Estadio “Luna Park”. No estuvo Rudy Sarzo en el bajo, siendo reemplazdo por Cjell Erick Benner.

“Portada de la Revista Metal, año 1, número 16“
Portada de la Revista Metal, año 1, número 16

El concierto se llevó a cabo con la siguiente lista de canciones: “Sign of the Times”, “Metal Health (Bang Your Head)”, “Let’s Get Crazy”, “Slick Black Cadillac”, “Red Alert”, “Mama Weer All Crazee Now”, “Condition Critical”, “Run for Cover”, “Stomp Your Hands, Clap Your Feet”, “Blue Suede Shoes”, “Cum On Feel the Noize” y “Party All Night”.

Se dijeron bárbaridades en la prensa local, ¿querés leer algunas?:

Los jóvenes fans del grupo rockero, que vivaban a Hitler, derribaron una columna de más de cuatro metros de altura que al caer provocó heridas de consideración a varios de los espectadores”.

Los rioters hicieron honor al nombre del conjunto. Rioter significa alborotador, arma-motines. Y en el recital del grupo yanqui hubo de todo, desde agresiones y desmanes, hasta abusos sexuales cometidos contra una jovencita que asistió al acto y que después de la representación fue encontrada con las ropas deshechas debajo del escenario”.

¿Qué pasó realmente?

El recital se demoró, el público se inquietó. Hubo gente que saltó de la popular a la platea, y de la platea al pullman. Hubo peleas entre quienes habían adquirido sus entradas y quienes habían usurpados esos lugares. ¿Hubo drogas y gente ebria?. Lo de siempre, lo de cualquier recital desde que el Rock fue Rock y hasta que deje de serlo, esperemos que nunca.

Por el motivo que fuere, porque se treparon a la misma o por algunos disturbios, una torre de iluminación se desplomó pero no causó daños físicos a nadie, y la banda siguió tocando mientras tanto. ¿Mujeres violadas?. Creo que le tocaron la cola a una chica, pero no más que eso…

Hubo daños materiales en el estadio, que permaneció cerrado a eventos de este tipo durante un tiempo. La policía reprimió, sí, como era habitué y siguió siendo costumbre durante varios años en Argentina, en el mundo del Rock.

El recital dejó un balance positivo, donde ganó la música y no la violencia como, una vez más nos quisieron hacer creer“.

Compartir:
error: Este contenido está protegido