Pappo – “Rebelde con Causa”

“Foto: archivo diario Clarín“
Foto: archivo diario Clarín

Cada 10 de marzo se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de ese hombre suburbano, y cosmopolita también, algo desprolijo a veces pero que supo de sobremanera que más importante que la apariencia era tener una “mente eficaz”.

Parte de los albores de nuestro rock nacional, emigró a Inglaterra buscando nuevos horizontes. Supo compartir algunas zapadas con Lemmy y compañía en una suerte de Motorhead embrionario pero volvió al país, entre otras razones, para que “la milanesa no se siguiera ablandando”.

Reconocimiento mundial

Aclamado y respetado por músicos de la talla de B.B.King, Deacon Jones, Carmin Appice, Tim Bogert, Michael Parker, Ron Maldonado y hasta el mismísimo John Lee Hooker, entre otros… su lugar predilecto en el mundo era, además del taller mecánico, el escenario. Cualquier contemporáneo que lo haya visto en vivo sabe bien que su show podía durar dos horas, o el tiempo que fuere. Y que no había diferencia alguna para él, entre un gran estadio o un bar en un pueblo remoto.

Terminó sus horas de cara al asfalto. Un asfalto que éste y otros artistas locales supieron allanar para todos los que lo transitaron después. Ningún final es feliz, pero muy probablemente fue un final bastante lógico para alguien que vivió como quiso, hizo lo que quiso y nos dejó un legado enorme de Blues y Rock and Roll.

Motores al cielo cada 10 de marzo !!!

Compartir:
error: Este contenido está protegido