Manal – “La Bomba”

Blues hubo, blues hay y blues habrá esperemos que siempre. Blues, rock y derivados de todo tipo. Pero letras con mensajes transportadores, lírica que te deja pensando, que sigue vigente a pesar del paso del tiempo no es un fenómeno que siempre ocurre. Con Manal y “La Bomba”, tal cual fue conocido popularmente el primer registro de la agrupación, eso ocurre y con creces. Letras de tipos que pateaban la calle, leían libros y no hurgaban en foros truchos de internet.

Un paseo por el álbum

manal 1024x1024 - Manal - "La Bomba"

Por supuesto que temas como “Avenida Rivadavia” o “Avellaneda Blues” para un extranjero no significan absolutamente más que música y letra, pero para un argentino significan mucho, y más si vive en Buenos Aires.

Jugo de tomate frío”, esa metáfora sobre lo que hace falta para alcanzar el éxito en una sociedad de consumo que, mucho tiempo más tarde, en esencia, sigue siendo exactamente la misma.

No pibe”, que no fue lanzada originalmente en este álbum, donde la frase “No hay que tener un auto, ni relojes de medio millón” (para levantarse una mina), lamentablemente hace referencia a un ideal que, dentro de la maldita sociedad capitalista ya mencionada, no se cumple. Si, “dime cuanto tienes y te diré cuanto vales” reza el refrán, y Javier Martinez eso lo intuía ya desde muy temprana edad.

Una casa con diez pinos” y esa alegoría a la vida en la ciudad, a la triste y solitaria existencia rodeada de rascacielos en la cual, por más acompañado que te encuentres estás solo, muy solo, más solo que nunca muchas veces.

Manal, tantas veces versionados, pioneros del blues rock en castellano, banda fundacional del género, pilar para el rock argentino. Y “La Bomba”, grabado en los estudios TNT, terminado en los primeros meses de 1970 y lanzado al mercado por el sello Mandioca en alguna fecha de ese mismo año, cumple nada menos que medio siglo de existencia en 2020.

Si 20 años no es nada como reza el tango, 50 menos aún. Así que bienvenidos al viaje nuevamente, vamos a pasear por la ciudad. En definitiva, es cuestión de “oxidarse o resistir”.”

Compartir:
error: Este contenido está protegido