Judas Priest a juicio

El 23 de diciembre de 1985 un par de jóvenes de Reno, Nevada, Estados Unidos, vivieron una noche extrema y sumamente agitada. Entre alcohol, drogas y música de Judas Priest, al finalizar la misma se dispararon con una escopeta. Raymond Belknap, de 18 años, murió al instante. James Vance, de 20 años, sobrevivió desfigurado tres años más antes de morir, en 1988.

“Glenn Tipton, K.K.Downing, Ian Hill y Rob Halford en la corte de Reno”.
“Glenn Tipton, K.K.Downing, Ian Hill y Rob Halford en la corte de Reno”.

El Chivo expiatorio

En busca de respuestas a su dolor, las familias de Raymond y Vance presentaron una demanda contra CBS Records, alegando que ambos fueron conducidos a atentar contra sí mismos. ¿El motivo?, la existencia de mensajes subliminales ocultos en el álbum “Stained Class”, el cual escuchaban ambos jóvenes la noche fatídica. La demanda consistía en una cifra millonaria de aproximadamente 6 millones de dólares.

Las acusaciones llevaron a los miembros de la banda a la corte, obligados no solo a defenderse sino a defender su música. Los abogados de la discográfica alegaron que Vance y Belknap llevaban “vidas tristes y miserables”, pero señalaron puntualmente el entorno general de los jóvenes. La educación y las opciones de vida de los mismos, poniendo énfasis en lo difícil que habría sido para ambos mantener trabajos estables o mantenerse fuera de problemas con la ley.

La defensa también argumentó lo siguiente: “La sala del tribunal no es lugar para fantasías acerca de la capacidad desconocida de la mente humana“.

Más de un mes en la Corte

“Rob Halford declarando. Captura YouTube”
“Rob Halford declarando. Captura YouTube”

Tuvimos que sentarnos ante el tribunal de Reno durante seis semanas“, lamentaría posteriormente Rob Halford. “Era como Disney World. No teníamos idea de lo que era un mensaje subliminal: era solo una combinación de algunos sonidos extraños de guitarra y la forma en que exhalaba entre las letras. Tenía que cantar “Better by You, Better Than Me” en la corte, a cappella. Creo que fue cuando el juez pensó: “¿Qué estoy haciendo aquí? Ninguna banda se esfuerza por matar a sus fanáticos“.

Un Caso desestimado

El juez Whitehead finalmente determinó que había “mensajes subliminales” en el álbum, señalando que “los mismos, que habían sido enterrados en la mezcla, eran solo discernibles después de que su ubicación hubiera sido identificada, y estos aislados y amplificados. Los sonidos no serían discernibles conscientemente para el oyente ordinario en condiciones normales de audición“.

La agrupación y la compañía discográfica fueron sobreseídas de los cargos en su contra, porque lo que realmente importaba al juez era si los mencionados mensajes podían usarse para hacer que una persona se suicidara o no.

Whitehead argumentó: “La investigación científica presentada no establece que los estímulos subliminales, incluso si se perciben, puedan precipitar una conducta de esta magnitud … La evidencia más fuerte presentada en el ensayo no mostró efectos conductuales aparte de ansiedad, angustia o tensión“.

Finalmente, ningún ganador

Aunque Judas Priest y CBS Records evitaron la responsabilidad legal por las muertes, nadie realmente obtuvo lo que quería del caso. Ni los demandantes, que no pudieron culpar a las influencias externas de una tragedia familiar. Ni tampoco los acusados, quienes abandonaron el juicio bajo una nube de sospecha con respecto a los “mensaje subliminales”.

Nos rompió emocionalmente escuchar a alguien decirle al juez y a las cámaras que esta es una banda que crea música que mata a los jóvenes“, admitió más tarde Halford. “Aceptamos que a algunas personas no les gusta el Heavy Metal, pero no podemos dejar que nos convenzan de que es negativo y destructivo. El Heavy Metal es un amigo que brinda a las personas un gran placer y disfrute y les ayuda en los momentos difíciles“.

Ozzy Osbourne ya había pasado por lo mismo años ántes. Los años 80’s, PRMC mediante, fueron marcados por una triste comunión entre el mundo del Rock y la corte, en los Estados Unidos de América.

Canal oficial de Judas Priest. Sony Music Entertainment.
Compartir:
error: Este contenido está protegido