Black Sabbath – “La Dama que no fue y otros Mitos”

Sobre el emblemático primer álbum de Black Sabbath, el que dio “el punto de partida” a lo que conocemos como Heavy Metal. Sobre esa tapa misteriosa, ese caserón y esa mujer. Sobre esa portada lúgubre que esconde tras sí muchos misterios, ya todos revelados a la fecha, hacia ahí me voy a dirigir.

“Extracto de la portada del primer álbum de Black Sabbath. Vertigo Records“.
Extracto de la portada del primer álbum de Black Sabbath. Vertigo Records“.

¿Quién es la mujer que posó para la foto?

Bueno, para responder esto primero hay que desmitificar una leyenda urbana que cuenta que aquella mujer de aspecto misterioso no se encontraba presente en el momento en el que fue tomada la fotografía, y que apareció después durante el revelado.

No, ese cuento urbano tan trillado a la fecha no es cierto, si pasó eso alguna vez con alguna fotografía, no fue precisamente cuando trabajaron creando el arte de tapa de este álbum.

¿Y entonces?

“Louise, “la Dama de Negro”. Foto Keith McMillan (Keef en los créditos)“
Louise, “la Dama de Negro”. Foto Keith McMillan (Keef en los créditos)

Esa mujer que posó con un gato en brazos, para la portada del primer álbum de la agrupación de Birmingham, lanzado ni más ni menos que el 13 de febrero de 1970, era real.

El fotógrafo en cuestión se llamó Marcus Keef y trabajaba para el sello Vertigo, encargado de la edición del disco. Realizó muchas fotografías de diversos álbumes para el citado sello, no solo esta portada tan famosa.

La extraña e inquietante mujer no era ninguna bruja ni hechicera, ni fue ninguna aparición fantasmal. Según el periodista Pete Sarfas, era una modelo llamada Louise y poco más se sabe de ella. Circulan también leyendas que dicen que murió en un trágico accidente de coche en el mismo año en el que se editó el disco pero es más de lo mismo, solo mitos.

Marcus Keef logró crear esos colores tan siniestros colocando el negativo sobre la imagen original, una técnica que en este caso dio excelentes y escalofriantes resultados.

¿Un caserón abandonado?

“Mapledurham Watermill, Mapledurham, Oxfordshire, England. Licencia CC“
Mapledurham Watermill, Mapledurham, Oxfordshire, England. Licencia CC

Este es otro mito sobre lo que se ve detrás de la mujer. No hay ningún antiguo caserón abandonado ni nada que se le parezca. Lo que aparece de fondo es el molino de Mapledurham, situado en el condado de Oxfordshire, en Inglaterra, a orillas del río Támesis.

Es el último de los molinos de agua de Inglaterra que continúa en funcionamiento y recibe multitud de visitas turísticas al año, por lo que de lúgubre e inhóspito poco y nada tiene.

Las Sesiones de fotografía

Según palabras de Keith Macmillan: “Ella era una excelente modelo. Tenía un coraje increíble y suma comprensión de lo que estaba tratando de hacer“.

Livingstone a su vez comentó: “Tenía que levantarme a eso de las 4 de la mañana. Keith utilizaba hielo seco, tirándolo al agua. Pero como no parecía funcionar muy bien terminó usando una máquina de humo. Estoy segura de que dijo que era para Black Sabbath, pero no sé si eso significó mucho para mí en ese momento“.

La modelo finalmente encontrada ha estado lanzado música electrónica en los últimos años bajo el nombre de Indreba. Sus canciones se pueden encontrar en: indreba.bandcamp.com

Hasta aquí llegamos

La famosa portada y la inclusión dentro del arte de tapa interior del álbum de todo tipo de elementos y fotografías de índole satánico, dieron pie a otros mitos y a la fama que supo ganarse la banda, contra la cual también tuvo que luchar.

Es sabido que recibían permanentemente invitaciones para tocar en misas negras y maldiciones por negarse a eso, que eran recibidos por cultores de diversas sectas, con velas y todo tipo de ornamentación afín, lo cual perturbaba bastante a la agrupación.

En definitiva, fue la fama que supieron cosechar, de mano de una discográfica que contribuyó a ello enormemente y una música que encajaba a la perfección con dicha propuesta. La pelota ya había rodado en una dirección y no había forma de torcer el rumbo, la suerte ya estaba echada.

Compartir:
error: Este contenido está protegido